Como podemos ver, la asociacion de un desinfectante con el vapour de agua nos ha permitido  conseguir los siguientes logros::

 

 

1) desinfectar fácilmente todo el entorno, paredes y techo, incluso las áreas más difíciles de alcanzar

 

2) asegurar la efectividad del tratamiento, el desinfectante, aplicado en caliente, penetra profundamente en todo tipo de superficies, en muebles y equipos de cualquier forma y material, incluso en aquellos ásperos e irregulares, asegurando una desinfección uniforme y homogénea 

 

3) garantizar un efecto bacteriostático de larga duración, la película microbicida aplicada es continua, homogénea y no requiere operaciones de secado con la consiguiente eliminación del producto desinfectante

4) evitar el riesgo de contaminación cruzada de una superficie / ambiente a otra. La aplicación del desinfectante por medio de un difusor permite evitar el contacto directo, y por lo tanto, el riesgo de transportar bacterias entre el operador y cualquier parte del área tratada se elimina

5) una desinfección fácil, rápida y económica, 10-20 metros cuadrados por minuto - 500/1000 metros cuadrados en una hora*, con la posibilidad de reutilización inmediata del área de trabajo y del equipo, una reducción del consumo de desinfectante y los costos de operación, y con una mayor certeza de los mejores resultados. La extensión en metros cuadrados varía según el tipo de superficies, su complejidad geométrica y el grado de descontaminación necesario a alcanzar

 

6) optimizar las actividades operativas, el operador tiene la capacidad de llevar a cabo las actividades de desinfección sin tener que mover los muebles, usar escaleras, etc., realizando una tarea simple, rápida y functional

 

7) utilizar un sistema tecnológico que graciasal sistema de mezcla automático, elimine el desperdicio innecesario de desinfectante evitando la sobredosis del producto y muchos otros errores manuales